¿Cómo hacer un simulacro de incendio en la oficina?

simulacro de incendio en la oficina

Las emergencias pueden presentarse en cualquier momento en una empresa. Sin embargo, siempre es posible prepararse ante ellas. En esta nota te explicamos todo lo que debés saber para realizar un simulacro de incendio en la oficina.

Importancia de hacer un simulacro de incendio en la oficina

La generación de incendios en una edificación puede traer consecuencias terribles. Estos pueden arrasar con todo a su paso en pocas horas, incluyendo muebles, maquinaria, infraestructura y personas.

Es por ello que toda empresa debe aplicar medidas preventivas para evitarlos. De esa forma, los bienes y los empleados de la compañía se mantendrán a resguardo. Además, se evitará que un eventual fuego afecte a edificaciones vecinas.

Dada la peligrosidad de un incendio, desde hace varias décadas las autoridades y las empresas de seguridad industrial han desarrollado distintos métodos para evitar catástrofes. Entre estos se encuentran los simulacros de incendio.

Se trata de situaciones controladas, donde puede medirse la capacidad de respuesta ante un incendio. Igualmente, las simulaciones sirven para corregir errores y divulgar métodos de acción entre la colectividad que participa en ellos.

simulacro de incendio en la oficina

Las etapas de un simulacro de incendio en la oficina

Los simulacros de este tipo suelen contar con distintas fases. Esto hace que su funcionamiento sea más organizado y su aprendizaje por parte del público resulte más eficaz. Así mismo, quienes ejecutan el simulacro pueden tener un mejor enfoque de sus resultados. En este sentido, las partes de un simulacro de incendio en la oficina son:

1. Planificar

Este es el primer paso que debe darse si se quiere que el simulacro tenga éxito. Durante la planificación se analizan todos los aspectos previos que se relacionan con las instalaciones. Los principales son estos:

  • Dimensiones de la edificación.
  • Entradas, pasillos, escaleras y ventanas.
  • Posibles vías de escape y salidas de emergencia.
  • Cantidad de personas presentes en las instalaciones.
  • Acceso a vías de comunicación, como avenidas y calles.
  • Presencia de sistemas de seguridad electrónica.
  • Canales de comunicación con los cuerpos de seguridad.

Cuando se planifica el simulacro, suelen participar distintas personas con experiencia en la materia. Estos son algunos ejemplos:

  • Expertos en seguridad industrial.
  • Delegados de higiene y seguridad laboral.
  • Representantes de recursos humanos.
  • Técnicos de seguridad electrónica.
  • Asesores del cuerpo de bomberos.
  • Paramédicos u otro personal de salud.

Algunos de estos profesionales forman parte del staff de la empresa. Mientras tanto, otros participan en el simulacro como guías externos.

Por otro lado, en esta etapa también se fija una fecha y un horario para realizar el simulacro. Esto debe establecerse con suficiente antelación, ya que debe informarse al personal sobre la actividad.

2. Ejecutar

Planificado el evento, es momento de llevarlo a cabo. Para ello, tanto el personal como los organizadores del simulacro deben estar totalmente preparados. Si bien este proceso sirve para detectar vulnerabilidades, es importante que el desconocimiento o descuido no formen parte de esas fallas. En este caso, la ejecución se realiza de la siguiente forma:

  • El personal de la oficina debe estar ubicado en sus puestos de trabajo. La idea es que todo funcione de manera normal.
  • Los asesores de seguridad se encuentran atentos para observar y analizar el comportamiento del personal ante la emergencia simulada.
  • El coordinador del simulacro da una señal de inicio, tras la cual se genera una alerta.
  • Usualmente, la alerta se expresa mediante un sonido ocasionado por el sistema de alarma.
  • El personal debe dejar sus posiciones y moverse a un punto de reunión.
  • Desde ese lugar tienen que dirigirse ordenados hacia una vía de escape para abandonar la edificación de manera segura.

Cabe destacar que el personal debe actuar como si se tratase de una emergencia real. Por lo tanto, el simulacro debe tomarse con la seriedad del caso.

3. Evaluar

Luego de ejecutado el simulacro, las autoridades de la empresa y los asesores de seguridad involucrados se dedican a sacar conclusiones sobre el evento. Estas se basan en distintos parámetros que sirven para detectar errores y proponer mejoras. Entre los ítems a evaluar se encuentran:

  • Nivel de organización del personal al momento de evacuar el lugar.
  • Rapidez con la que se efectúa el desalojo.
  • Uso apropiado de los puntos de reunión y las vías de escape.
  • Control del estrés al momento de atender la emergencia.
  • Salida a la calle luego de la evacuación.

simulacro de incendio en la oficina

Conclusiones sobre realizar un simulacro de incendio en la oficina

Un simulacro de incendio en la oficina también sirve para verificar la eficiencia de los sistemas de seguridad electrónica. Entre ellos se cuentan los sistemas de alarma, los detectores de humo, las cámaras de seguridad, etc.

Por todo lo anterior, realizar un simulacro de incendio en la oficina en muy importante para tu empresa. Garantiza la seguridad del edificio, bienes y personal.

¡Compartir es demostrar interés!