Blog Detail

SD-WAN

¿Es la SD-WAN lo que necesitan sus redes corporativas para dar el paso a la nube?

A las redes de las empresas se les pide ahora que atiendan tanto el tráfico de internet vital para el funcionamiento del negocio como el que discurre íntegramente dentro del perímetro de la propia empresa. Y eso simplemente para que los empleados puedan realizar su trabajo.

Sin embargo, esas redes tradicionales fueron diseñadas originalmente para hacer llegar a los usuarios unas aplicaciones que residían en un centro de datos concebido para funcionar de manera centralizada, con bajos niveles de latencia desde cada nodo.

Pero, a medida que las aplicaciones se van trasladando a la nube, el tráfico acaba circulando por rutas indirectas, lo que hace mella en el rendimiento.

Y un problema que afecta especialmente a Latinoamérica es que muchos de los servicios cloud que utilizan las empresas se ofrecen desde servidores situados en Estados Unidos, lo cual aumenta las latencias, además de introducir complicaciones adicionales en materia de tarifas, calidad, jurisdicción sobre los datos y acceso al ancho de banda de la empresa.

Afortunadamente, la tecnología de red ha evolucionado para dar respuesta a estos desafíos. Las redes corporativas pueden adoptar los sencillos conceptos que se explican en este documento para beneficiarse de todas las ventajas que aporta el concepto de Red Definida por Software (Software-Defined Networking), y de este modo convertir un entorno tan impredecible como Internet en una infraestructura cuya apariencia y funcionamiento se asemejen más a los de una red propia.

SD-WAN es una Solución de conectividad de red definida por software (Software De­fined networking) para redes de área extensa (Wide Área Networks)

Una solución SD-WAN suele consistir en una pequeña caja o dispositivo de hardware de virtualización que ejecuta su propio software sobre circuitos de silicio genéricos, a diferencia de los dispositivos electrónicos especializados que se han venido empleando tradicionalmente para las funciones de enrutado.

Este tipo de dispositivos pueden desplegarse por un coste reducido en gran cantidad de nodos de la red, y suelen controlarse de manera centralizada, pero con la posibilidad de personalizar cada dispositivo de forma local.

Cada dispositivo individual proporciona las funciones habituales de conectividad de red, pero con la ventaja adicional frente a un router convencional de que el sistema sabe qué tipo de contenido se está transmitiendo y cuál es la mejor manera de procesarlo para hacerlo llegar hasta su destino, además de incluir funciones de cortafuegos (firewall) y detección de intrusiones, entre otras.

Hasta ahora, las empresas han venido utilizando para su conectividad de red costosos dispositivos diseñados a medida que se encargaban de gestionar el enrutado a través de las conexiones de área extensa (WAN).

Convertir el enrutado en una función definida por software permite separar el control de la red del hardware sobre el que discurre, lo que aporta una mayor flexibilidad y brinda la posibilidad de personalizar una parte más amplia de la infraestructura TIC de la empresa para adaptarla mejor a las necesidades particulares de su negocio.

¿Significa eso que basta con cambiar un tipo de caja por otro?

En cierto modo, así es. Las soluciones SD-WAN inteligentes tienen en cuenta tanto el origen como el destino de las aplicaciones, y manejan el tráfico de una manera distinta a la de los routers tradicionales, los cuales son completamente indiferentes al tipo de datos que transportan.

Pero el valor añadido que puede proporcionar a su negocio la implementación de soluciones SD-WAN va todavía más lejos. En concreto, una SD-WAN aporta:

  • Un nuevo planteamiento para la conectividad de las sucursales que simplifica la infraestructura y supone un ahorro económico.
  • Una manera de resolver los problemas de coste y rendimiento que plantean las conexiones con aplicaciones cloud públicas.
  • La posibilidad de atender varios tipos de conexiones, desde redes VPN privadas a conexiones a internet locales
  • Mayor visibilidad y control
  • Posibilidad de asignación de rutas prioritarias a determinadas aplicaciones
  • Posibilidad de garantizar el rendimiento de las aplicaciones
  • Seguridad
  • Optimización de la WAN
  • Posibilidad de elección de rutas más cortas o de mínimo coste

    Fuente de imagen: silver-peak.com

 

Dejanos tu comentario

Tu dirección de email no va a ser publicada

Top