¿Por qué es importante realizar una consultoría de riesgos empresariales?

Consultoría de riesgos

En materia de seguridad y prevención, la consultoría de riesgos empresariales no es una obligación pero sí una oportunidad para fortalecer el negocio. ¡Conocé de qué se trata!

Muchos son los riesgos que ponen en peligro la sustentabilidad de un proyecto productivo, desde la inestabilidad financiera nacional hasta las inclemencias climáticas, la creciente inseguridad y la ciberdelincuencia.

Pero, al contar con una consultoría en gestión y prevención de riesgos empresariales es posible reducir las probabilidades, anticiparse a contratiempos y planificar los planes de contingencia y acción.

¿Qué es el riesgo empresarial?

Todo negocio tiene un riesgo. Un emprendedor no vuelca en un proyecto solamente capital financiero sino también tiempo y recursos de distinta índole. En una estrategia productiva, muchas variantes podrían ser afectadas, ya sea que estemos hablando de un local comercial independiente, una pyme, un estudio profesional o una empresa de mayor porte.

Algunos rubros presentan más riesgos que otros, y algunos emprendedores tendrán mayor respaldo que otros para salir adelante ante algún altercado. Sin embargo, no existe proyecto de negocio que esté exento de sufrir algún tipo de siniestro, delito o pérdidas por cuestiones de la competencia, el mercado financiero u otras amenazas externas que no puede controlar.

Por este motivo, la mejor opción es contar con un mapa de riesgos, para poder identificar cuáles son las posibles amenazas para la sustentabilidad del negocio y poder fortalecer los puntos débiles para que la estrategia goce de buena salud.

consultoría de riesgos empresariales

En términos de definición económica, el riesgo empresarial es la posibilidad de que los flujos en efectivo de una empresa sean insuficientes para cubrir los gastos de operación ya sea por riesgo sistemático o riesgo no sistemático:

  • El riesgo sistemático:

Se refiere a la probabilidad de que la rentabilidad de una empresa falle por ser parte de un mercado en riesgo como las recesiones económicas, los accidentes, las guerras y los desastres naturales.

  • El riesgo no sistemático:

Es entendido por aquel riesgo que es particular para una empresa determinada, y no es constante para todas las compañías por igual como el riesgo sistemático. Este tipo de amenaza está dada por la estrategia propia de los dueños de la empresa y las tomas de decisiones.

Estos riesgos implican las consecuencias de malas decisiones -o decisiones mal informadas- como, por ejemplo, un manejo no apropiado de los residuos corporativos que puedan causar multas ambientales, clausuras, o hasta incendios.

¿Cuáles son los riesgos empresariales más comunes?

Entre las amenazas no sistemáticas a la sustentabilidad de las empresas se encuentran los siguientes riesgos como los más comunes que podemos encontrar en compañías de diferentes niveles:

  • Riesgos competitivos:

Son todos aquellos que tienen que ver con los diseños y comercialización de los productos: desde el precio, la actividad de la competencia, la calidad y cualidades de las prestaciones brindadas, el conocimiento del mercado para el cual está destinado.

Estos riesgos se reducen con un adecuado estudio y seguimiento del mercado que permite que los directivos de las empresas puedan definir con mayor precisión las aptitudes de sus productos para el éxito, así como también cuenten con mejor asesoramiento para determinar las inversiones en comercialización y publicidad.

gestion de riesgos

  • Riesgos de liquidez y crédito:

Es la imposibilidad de poder concretar los pagos por un mal diseño de stock disponible, demasiadas líneas de financiación, falta de proyección a largo plazo, incapacidad de acceder a créditos, etc.

  • Riesgos de Recursos Humanos:

Las dificultades propias de la mala contratación de personal que puede generar una tasa de recambio alta, problemas de clima laboral, pérdidas en la productividad, inseguridad interna y hasta errores y accidentes por falta de capacitación y entrenamiento.

  • Riesgos de procedimientos:

Por ejemplo, la falta de orden en la administración de documentación precisa, la mala organización de los materiales de trabajo, errores en las habilitaciones pertinentes para el área de trabajo, así como también todo aquel contratiempo que impida mejorar la productividad

  • Riesgos de seguridad contra el delito:

Se trata de las vulnerabilidades ante malvivientes que pueden ser evitables con medidas de prevención como la implementación de cercos perimetrales seguros y reforzados, sistemas de videovigilancia y control, la instalación de alarmas y sensores, seguimiento y custodio de la flota vehícular, etc.

consultoría de riesgos

  • Riesgos de información digital:

La ciberdelincuencia es un foco de amenazas a la que cada vez deben prestar más atención las empresas debido a que la inocencia de un empleado que descarga un virus por error puede resultar un proceso fatal para las arcas de la compañía, al comprometer información de sumo valor.

¿Por qué contratar un consultor de riesgo externo?

Por más que parezca que la consultoría de riesgos y el mapa de amenazas a la seguridad puede hacerla uno mismo, al contratar servicios especializados podemos obtener una mirada más global sobre todos las vulnerabilidades que podrían poner en jaque nuestra empresa de un día para el otro.

De todas formas, ningún consultor externo podrá trabajar solo para brindar una correcta auditoría. Es necesario que se establezca una política de coparticipación con la entidad que realice la consultoría para poner a disposición todos los circuitos de trabajo que puedan requerir de un plan de contingencia.

Las consultorías de riesgo empresarial ofrecen, no solo análisis de las condiciones actuales de la empresa, sino que también brindan herramientas para mejorar los procesos, a partir de la experiencia, la actualización constante y las innovaciones profesionales.

Del mismo modo, se espera que una consultoría de riesgos empresariales pueda brindar seguimiento y programas de prevención para mantener a los clientes al día con las novedades del mercado y los cambios que puedan suscitar también en las mutaciones de las amenazas.

¡Compartir es demostrar interés!