Cómo funcionan los sensores magnéticos de apertura

sensores magnéticos de apertura

Cómo funcionan los sensores magnéticos de apertura

Los contactos o sensores magnéticos de apertura son uno de los dispositivos de detección más comunes. Son confiables y económicos. Además, se integran al sistema de alarmas. Se pueden colocar en puertas, ventanas e incluso conductos de ventilación. El sistema de funcionamiento es sencillo: se basa en un elemento electrónico fijo y un imán que, al estar cerca, crea un campo magnético entre ambos. Cuando los elementos se separan, o mejor dicho, se rompe el campo magnético, se dispara la alarma sonora o lumínica. Si está conectado a la central de alarmas, también enviará un alerta al operador de turno.

Principio de funcionamiento de los sensores magnéticos de apertura

Los detectores o sensores magnéticos de apertura representan el primer elemento de seguridad de un sistema de alarmas completo. Es un dispositivo sencillo y sobrio capaz de detectar cualquier intrusión. Sin embargo, para que cumpla su misión con eficiencia, se debe elegir el dispositivo adecuado e instalarlo correctamente.

A continuación analizaremos su principio de funcionamiento.

Generalmente los sensores magnéticos de apertura están compuestos por dos elementos. Una parte fija, que se instala en el marco de la puerta o ventana, y una parte móvil, más pequeña, instalada en la puerta o ventana.

Te puede interesar: ¿Cómo activar la alarma de casa y qué tipos de clave de armado y desarmado existen?

La parte móvil es sencillamente un imán.  La parte fija es un elemento electrónico que al recibir electricidad, ya sea del cableado o baterías, crea un campo magnético. Además tiene una antena para comunicarse con el panel principal por radiofrecuencia.

El imán crea el campo magnético y completa el circuito. Cuando las partes se separan o unen, según el tipo de sensor magnético instalado, al detectarse un cambio de estado, se activa el sistema de alarmas.

Tipos de dispositivos

Desde el punto de vista de la apertura o cierre, hay dos tipos de sensores magnéticos de apertura: normalmente abierto y normalmente cerrado. 

Los sensores del tipo normalmente abierto se activan cuando las partes se acercan y se crea contacto eléctrico. En cambio, las del tipo normalmente cerrado se activan cuando hay una separación de 5 mm. entre las partes.

Por otro lado, dependiendo de los sensores, hay dos tipos de dispositivos: sensores perimetrales y volumétricos. 

Los detectores volumétricos son básicamente detectores de movimiento. Dentro de esta categoría entran dispositivos como sensores infrarrojos, bi-tecnologías, bi-volumétricos o radares. Los de perímetro, en tanto, monitorean un área específica. Dentro de este tipo se encuentran los detectores de apertura ILS, equivalentes a los del tipo normalmente abierto.

Los sistemas ILS cuentan con dos hojas las cuales se comportan como imanes al someterse al campo magnético. Una hoja es flexible y la otra rígida. El campo magnético deforma la hoja flexible, la que entra en contacto con la rígida y activa la alarma al dar información de cierre.

Además, según el tipo de ingreso a proteger, pueden complementarse con zapatas de puerta inalámbricas. Estas se utilizan por ejemplo en puertas de garaje aéreas. Además están compuestas por el sensor de apertura y un contacto a tierra.

Te puede interesar: Recomendaciones de seguridad en vacaciones

Consejos para la instalación de sensores magnéticos de apertura

Para que el campo magnético se distribuya de manera uniforme, el contacto debe estar instalado sobre materiales neutros. Por ejemplo, madera, aluminio o yeso. En cambio, si el material es ferromagnético, como hierro o acero, el campo magnético es atraído por este material en vez de actuar sobre el imán. Por lo tanto, los soportes e imanes deben instalarse suficientemente lejos de los soportes ferromagnéticos.

Es aconsejable instalar los sensores magnéticos de apertura en el vano superior de la puerta, para que sean menos visibles.

Cuando la puerta está cerrada, las partes deben estar enfrentadas. No se deben tocar, sino estar separadas por unos pocos milímetros para dar lugar al campo magnético.

Se recomienda también realizar la instalación utilizando cinta adhesiva de doble cara bien resistente. Una de las ventajas de estos dispositivos es poder mover los detectores sin tener que utilizar tornillos o tapones.

Leé también: Alarma monitoreada

En ventanas de doble hoja se recomienda instalar los sensores magnéticos de apertura en las partes móviles superiores.

Además, pueden instalarse en cajones o armarios que contienen objetos de valor. Tienen la ventaja de que se pueden utilizar en cualquier lugar, son de fácil instalación y se integran perfectamente al sistema de alarmas existente.

¿Pensás instalar sensores magnéticos de apertura en tu hogar o negocio? Los expertos de USS pueden asesorarte.

¿Te resultó útil esta información? ¡Dejanos tus comentarios!

¡Compartir es demostrar interés!