5 razones por las que un sistema de alarma monitoreado te cambia la vida

sistema de alarma monitoreado

La diferencia entre un sistema de alarma monitoreado y uno no conectado es simple pero vital: el tiempo de reacción ante una amenaza. Cualquier sistema de alarma puede emitir señales y enviar alertas al propietario por SMS. Sin embargo, una alarma no conectada se limitará a estas reacciones. En cambio, la alarma monitoreada está conectada a una central receptora que, ante una alerta, despliega rápidamente un protocolo de actuación. Así, si estás lejos de tu hogar o tenés dificultades, la central de monitoreo enviará al domicilio la ayuda necesaria. Sin embargo, esta no es la única razón para tener un servicio de alarmas monitoreadas. ¡Aprendé más!

Cinco ventajas de un sistema de alarma monitoreado

El servicio de alarmas monitoreadas es prestado por empresas especializadas en seguridad privada. Si bien tiene un costo, las ventajas superan con creces las diferencias con un sistema de alarmas no conectado. De hecho, pueden representar la diferencia entre una acción rápida y una demorada ante cualquier emergencia.

A continuación veremos algunos casos en los que el sistema de alarmas conectadas se revela como más ventajoso que las no conectadas. Sin embargo, no son los únicos. Solamente basta pensar en situaciones cotidianas, como salir a trabajar o tomar unos días de vacaciones. Cualquier actividad que implique una distancia entre vos y tu hogar aparece cargada de riesgos e incertidumbre, pues sería imposible llegar rápidamente ante una alerta.

Te puede interesar: Alarmas monitoreadas y auto monitoreadas: ¿Qué son y cómo diferenciarlas?

Por último pero no lo menos importante: contar con un sistema de alarma monitoreado otorga tranquilidad y confianza al propietario y su familia. Está claro que solamente contar con una alarma que emite un sonido o un haz de luz no es suficiente como para disuadir a los delincuentes, alertar a los vecinos o a las autoridades, o evitar daños mayores. Además, si la alarma se activa por error, puede generar falta de credibilidad en el sistema y molestias a los vecinos.

1. Protección 24/7

Un sistema de alarma monitoreado es un tipo de seguridad que permite vigilar y proteger una propiedad las 24 horas del día, los 7 días de la semana.  Además, no se trata solo de los riesgos de intrusión. Estos sistemas de alarmas incluyen distintos sensores que pueden detectar principios de incendio, pérdidas de gas o inundaciones. Además, pueden incorporar por ejemplo un botón de pánico.

Ante cualquier emergencia, el sistema envía una señal a la central receptora de alarmas. En ésta, personal altamente capacitado recibe la alarma y despliega un protocolo de seguridad que incluye la confirmación de la alerta y el envío de ayuda al domicilio. Al mismo tiempo, te notifica así como a los teléfonos de emergencia que hayas proporcionado.

De esta manera, un sistema de alarma monitoreado ofrece protección las 24 horas del día los 7 días de la semana, ya que cuenta con el respaldo de profesionales capacitados y equipados para atender cualquier eventualidad. Además, te brinda tranquilidad y confianza, al saber que tu hogar está siempre bajo vigilancia y recibirá asistencia inmediata en caso de necesitarla.

2. Respuesta rápida y eficiente

Una de las ventajas de este sistema es que ofrece una respuesta rápida y eficaz ante cualquier emergencia, ya sea un robo, un incendio, una fuga de gas o una situación médica.  Ya hemos visto que la velocidad de respuesta es mayor en un sistema de alarma monitoreado que en uno no conectado. Pero veamos también por qué es más eficaz.

Para comenzar, ante una alerta el centro de monitoreo se encarga de comprobar si se trata de una situación de emergencia o una falsa alarma. De hecho, casi el 90% de las alertas que reciben los centros de monitoreo son falsas alarmas.

Las falsas alarmas pueden deberse a una gran cantidad de causas, pero si recibís una alerta por SMS, no podés detenerte a pensar si se trata de una alarma real o falsa. En cambio, las centrales receptoras de alarmas cuentan con un protocolo y personal especializado capaz de realizar esta comprobación.

Además, según la alerta recibida, deciden cuál es la asistencia que se debe enviar al domicilio en caso de necesitarla. Por ejemplo, la alarma monitoreada puede enviar un aviso de inmediato al detectar la presencia de monóxido de carbono. Este es un gas letal, pero no tiene olor ni color, por lo que es difícil darse cuenta de su presencia. El monóxido de carbono puede formarse como consecuencia de combustión incompleta en estufas, termotanques y otros artefactos a gas.

El sistema de alarma monitoreada puede enviar de inmediato una ambulancia, bomberos o policía. En tanto, por más que los sensores envíen los mensajes, si es un sistema no monitoreado, el propietario depende de los vecinos o de sus propias posibilidades para llegar al domicilio.

3. Ahorro de dinero y energía

Un sistema de alarma monitoreado incluye, como dijimos anteriormente, sensores diversos. Por ejemplo incorpora sistemas de automatización de iluminación y climatización. Así, contribuye al ahorro de energía al mantener apagadas las luces que no se necesitan, o regular la temperatura de los equipos de aire acondicionado para un menor consumo.  Además, se pueden controlar desde la aplicación móvil optimizando el confort.

4. Disminución de costos de seguros

Una vivienda que cuente con un sistema de alarma monitoreado es un factor que tiene gran influencia en el costo de los seguros de hogar. De hecho, algunas compañías de seguros ofrecen como un paquete completo, el seguro de hogar más la alarma monitoreada. Además, las alarmas no conectadas no tienen ninguna influencia en el costo de la póliza.

Te puede interesar: La integración de los sistemas de alarma con la tecnología inteligente para el hogar

Según algunos estudios, el costo de los seguros puede disminuir hasta un 20% al tener un sistema de alarma monitoreado.  Se debe a que las compañías de seguros realizan una evaluación de riesgos, y como hemos visto, las alarmas monitoreadas los disminuyen notablemente. Sin embargo, recomendamos leer atentamente el contrato de seguros para evitar malos entendidos.

5. Tranquilidad y confianza en el sistema de alarma monitoreado

La alarma monitoreada garantiza:

  • Verificación de las alarmas. El personal capacitado despliega un protocolo destinado a confirmar la alarma en primer lugar, mediante contacto telefónico con el usuario,  visualización de imágenes captadas por las cámaras del sistema o la comprobación de los sensores activados.
  • Aviso a los servicios necesarios. Confirmado el peligro, la central de monitoreo da aviso a las autoridades competentes y les facilita la información para que puedan actuar con rapidez y eficacia.
  • Control remoto. Un sistema de alarma monitoreado permite al usuario controlar y gestionar su sistema desde cualquier lugar y en cualquier momento, mediante una aplicación móvil o una página web. De esta forma, puede activar o desactivar la alarma, ver las imágenes en vivo o grabadas por las cámaras, recibir notificaciones sobre el estado del sistema o solicitar asistencia técnica.
  • Asistencia personalizada. Además de avisar a las autoridades, el centro de monitoreo ofrece asistencia personalizada al usuario durante todo el proceso, brindándole apoyo emocional, orientación e información sobre lo que está ocurriendo y lo que debe hacer. También puede enviar un agente o un técnico al lugar para verificar el estado del sistema y restablecerlo si es necesario.

Leé también: Cuidá lo que más querés

Hasta acá llegamos con la nota «5 razones por las que un sistema de alarma monitoreado te cambia la vida». Esperamos que te haya sido útil. Recordá que en USS Seguridad Integral somos especialistas en sistemas de alarma monitoreados. Contactanos para más información.

¿Qué te pareció este contenido? ¡Dejanos tu opinión!