Blog Detail

Dónde colocar sensores de movimiento

¿Dónde colocar sensores de movimiento?

Los sensores de movimiento son dispositivos que se activan al detectar actividad en el perímetro donde fueron ubicados. Contar con uno permitirá garantizar la seguridad ya sea en tu casa o negocio, pero ¿dónde colocarlos?

Algunos tienen características relevantes, que hacen una diferencia significativa con otros sensores.

Los sensores de movimiento para seguridad se pueden categorizar en dos tipos: los internos y los externos, de acuerdo al ambiente donde los vayas a colocar. Por supuesto, sus características y su funcionamiento varían de acuerdo a las necesidades y niveles de peligrosidad que representa cada espacio.

Sensores en espacios internos

Lo primero que debés tomar en cuenta cuando colocás sensores de movimiento dentro de tu casa o inmueble es lo siguiente:

  1. Ubicá las zonas de tránsito del hogar que puedan ser estratégicas para disparar una alarma; tales como las puertas, los pasillos, escaleras y todo aquel espacio que sea de paso obligatorio para cualquier transeúnte.
  2. Evitá colocar los sensores cerca de aparatos eléctricos que generen ruido, como ventiladores o aires acondicionados. Tampoco los ubiques cercanos a las ventanas, ya que de haber vientos fuertes, el movimiento de cortinas o de las mismas pueden activarlos y dar un falso positivo.
  3. Verificá que no haya objetos densos, como muebles que puedan interferir las señales de los sensores.
  4. Algo que debés considerar es que si tenés mascotas, tus sensores deben ser a prueba de la presencia de animales.

sensores de movimiento

¿Dónde colocar sensores de movimiento en exteriores?

Al colocar sensores de movimientos, en las afueras de un inmueble, lo que debés tener en consideración son las siguientes variables:

  1. Debés ubicarlos en zonas de difícil acceso para evitar sabotajes al sistema de seguridad.
  2. No debés exagerar en el alcance de los detectores, puesto que podés complicar la instalación, o bien se puede perder la eficacia para activarse.
  3. El punto principal para instalar es en la entrada al inmueble, incluso, si lo integrás a una cámara de seguridad, elevarás el nivel de protección, haciendo uso de ambas herramientas.
  4. Tenés que tomar en cuenta los factores climáticos o de infraestructura que puedan afectar el funcionamiento de los sensores, tales como la exposición al sol o al calor.
  5. Si la instalación se realiza en áreas verdes, como jardines o patios, debés saber que pueden ser activados por movimientos de animales y roedores, lo que te obliga a calibrar correctamente el nivel de sensibilidad de los dispositivos.

Consejos para decidir la ubicación de los sensores de movimiento

Cuando te preguntás dónde colocar sensores de movimiento, lo primero que tenés que hacer es un recorrido por el inmueble. De esta manera, reconocerás los espacios donde es necesario ubicarlos. Pensá como si fueras un intruso, y definí los caminos que tomarías para entrar y salir del lugar.

Debés saber que los sensores de movimientos detectan las acciones a 15 y 25 metros de distancia. A sabiendas que, los delincuentes suelen irrumpir a las casas por las puertas traseras y frontales, patios, garajes, es de suma importancia que configures sensores en esas vías, que son de paso obligatorio.

Es indispensable que sepas que los sensores se activan mejor cuando el intruso transita en paralelo a él y no hacia él, es decir, si lo colocás en un pasillo, lo recomendable es que sea en las paredes laterales y no las frontales.

que son sensores de movimiento

Otra estrategia para definir la ubicación de los sensores de movimiento son los caminos o pasos únicos para llegar a un punto importante o específico del inmueble.

Esto hará que el sensor se active cuando el intruso ingrese sea a donde sea que se dirija. No en vano, es imprescindible colocar un sensor en el trayecto a la habitación principal, o donde se suele guardar objetos de valor.

Por último, es necesario saber que los sensores tienen cierto margen de error que conllevan a falsas alarmas. Normalmente, son causadas por fallas eléctricas, errores de configuración por parte del usuario, descargas eléctricas (rayos, centellas, truenos), o bien provocadas por animales o vegetación alrededor. Es por ello, que es necesario dejar la implementación de este sistema en manos de expertos.

Ahora que sabés dónde colocar sensores de movimiento te sentirás más seguro que nunca.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de email no va a ser publicada

Top