Sistema de detección de intrusos

Sistema de detección de intrusos: tipos y ejemplos

Las amenazas informáticas son un problema muy serio, y muchas de ellas ocurren a través de intrusiones no autorizadas en un sistema. Hoy te contaremos más sobre un sistema de detección de intrusos, para que no tengas ningún problema.

¿En qué consiste las intrusiones informáticas?

En el mundo informático ocurre una lucha permanente entre las vulnerabilidades de seguridad y los distintos métodos para evitarlas. Es por ello que los hackers o piratas informáticos buscan aprovecharse de cualquier falla para realizar sus ataques.

Precisamente, la mayoría de las víctimas de estas amenazas son los usuarios empresariales, ya que sus negocios manejan grandes volúmenes de datos, además de contar con más recursos económicos que un usuario particular.

De hecho, en muchas ocasiones, los ciberdelincuentes actúan para extorsionar a sus víctimas, y obtener algún beneficio económico.

Por lo tanto, la vía más idónea para realizar sus ataques es por medio de una intrusión informática, es decir, un ingreso no autorizado a un sistema, red o dispositivo. Para lograrlo, se aprovechan de diferentes técnicas, algunas muy básicas, y otras realmente complejas.

Lo cierto, es que los proveedores de seguridad informática han logrado desarrollar diferentes herramientas para combatir las intrusiones. Una de las más usadas en la actualidad es el sistema de detección de intrusiones, también conocido como IDS, por sus siglas en inglés.

Veamos entonces en qué consiste el IDS.

Conociendo el sistema de detección de intrusiones

En primer lugar, se debe tener claro que un IDS es una herramienta informática bastante sofisticada, que se encarga de analizar el tráfico existente en una red. Como resultado, logra detectar movimientos sospechosos que pudiesen conducir a una intrusión.

Entonces, estos sistemas de seguridad pueden de dos tipos:

· Sistema de detección de intrusos en la red (N-IDS)

Esta modalidad de IDS opera mediante un hardware de dedicación exclusiva, es decir, que únicamente funciona para la revisión permanente de la red, en busca de movimientos extraños.

De esta manera, el N-IDS crea una identidad invisible, también conocida como modo promiscuo, para así inspeccionar los paquetes de información que se movilizan dentro de la red. Gracias a esto, el N-IDS se hace indetectable, ya que carece de una dirección IP.

Por otro lado, este sistema de detección de intrusos carece de asignación de protocolos, por lo que sus funciones se cumplen del modo más sigiloso posible.

· Sistema de detección de intrusos en el host (H-IDS)

Cuando hablamos del H-IDS, debemos señalar que el mismo se encuentra dentro un host. Esto quiere decir que funciona mediante un software, el cual se encarga de analizar toda la información detectada en los registros del sistema.

Del mismo modo, también cumple la función de capturar paquetes de la red que circulan por el host, intentando detectar posibles intrusiones maliciosas, tales como malware o accesos no autorizados al sistema.

Cómo actúan los sistemas de detección de intrusos

Además de las modalidades de IDS mencionadas anteriormente, también existen algunas técnicas específicas que usan los IDS en sistemas informáticos, y que pueden ser muy útiles para un usuario empresarial. Estas son algunas de ellas:

· Almacenamiento de paquetes bajo sospecha de ataque

Cuando se sospecha de alguna intrusión, el IDS toma la medida de guardar un registro detallado de todos aquellos paquetes de información que ocasionaron una señal de alerta, y que fueron capturados por el protocolo de detección.

· Verificación de la configuración de dispositivos externos

Al momento de detectar una intrusión, o sospechar de su existencia, el IDS procede a solicitar una reconfiguración de los dispositivos externos que tiene la misión de bloquearla, como, por ejemplo, el firewall. Esto se realiza mediante el envío de una señal de alerta.

· Envío de una alerta de notificación

Los IDS cuentan con la importante función de notificar visualmente al usuario, así como también a los administradores del sistema, sobre la presencia de una posible intrusión.

· Alerta mediante correo electrónico

De igual manera, el IDS posee la capacidad de remitir un correo electrónico de alerta a uno o más usuarios, donde se informe acerca de la posible intrusión.

· Registro de la intrusión en una base de datos

Toda detección de una posible intrusión debe ser registrada, para así llevar un control detallado del incidente. Precisamente, el IDS se encarga de cumplir con este requerimiento, por lo que remite un informe a una base de datos centralizada.

Dicho informe debe contener la fecha específica del ataque, el protocolo utilizado, así como las direcciones IP del intruso y del destinatario.

Por último, es importante mencionar que las empresas deben realizar las inversiones necesarias para contar con un sistema de detección de intrusos lo suficientemente eficaz, y para ello, pueden contactar a un proveedor de soluciones de seguridad informática con amplia trayectoria en el mercado, cuyos servicios estén garantizados.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de email no va a ser publicada

Top